Saltear al contenido principal
Aspecto Social De La Cultura Nasca

Aspecto social de la cultura Nasca

La cultura Nasca fue una civilización precolombina que floreció en la costa sur del Perú entre el 200 y el 800 d.C. Su centro de desarrollo fue el valle del río Nasca y su capital fue Cahuachi, una gran ciudad ceremonial ubicada en el desierto de Nasca, allí fue el principal desarrollo de la cultura Nasca.

Fue un pueblo agrícola y pescador, y su economía se basaba en el cultivo del maíz, la papa, el algodón y el frijol. También eran hábiles artesanos y produjeron cerámica, textiles y metalurgia de alta calidad. Se destacaron por sus avances en ingeniería hidráulica, cerámica y textiles.

Importancia de la cultura Nasca

La importancia de la cultura Nasca radica principalmente en los geoglifos que realizaron, los cuales son mundialmente famosos y conocidos como las líneas de Nasca; por la magnitud de esos enormes dibujos en el suelo del desierto. Estos geoglifos representan una variedad de figuras, incluyendo animales, plantas y formas geométricas. La cultura Nasca también es importante para el Perú porque construyeron una serie de grandes centros ceremoniales, incluyendo Cahuachi, que es el sitio arqueológico más grande.

La cultura Nasca fue una de las más importantes civilizaciones de la costa peruana. Su arte y su arquitectura son de gran belleza y complejidad, y sus Líneas de Nasca son una de las maravillas del mundo.  Construyeron pirámides, templos, acueductos y otros edificios que eran importantes para su cultura. Los templos de los nascas eran especialmente importantes, ya que eran utilizados para realizar ceremonias religiosas. El legado cultural Nasca es muy importante para el Perú. Sus Líneas de Nasca, su arte y su arquitectura son de hermoso diseño y nos ayudan a conocer mejor la historia y la cultura de este importante pueblo preincaico.

Estructura social y religiosa de la cultura Nasca

En cuanto a la estructura económica y laboral de la cultura Nasca, eran un pueblo agrícola que se dedicaba al cultivo del maíz, la papa, el frijol y el algodón. También practicaban la pesca y la caza. Su sociedad estaba dividida en clases sociales, con una élite gobernante, una clase media de artesanos y agricultores, y una clase baja a la cual pertenecían los campesinos y esclavos, que eran la mayoría poblacional. Los nascas tenían una religión politeísta que adoraba a una gran variedad de dioses, entre ellos el dios del sol, el dios de la lluvia y el dios de la guerra. También practicaban el sacrificio humano y la momificación de sus muertos.

Legado cultural Nasca al Perú

La cultura Nasca dejó un legado cultural importante al Perú. Sus geoglifos y sus centros ceremoniales son atracciones turísticas populares, y su cerámica, textiles y metalurgia se encuentran en museos de todo el mundo. Las líneas de Nasca son conocidas en todo el mundo, ya que son los geoglifos más grandes y extensos conocidos por el hombre.

Esto ha alimentado a nivel mundial el halo de misterio y enigmas acerca de su creación. Aunque se cree que fueron centros de ceremonias y rituales de la religión Nasca, sus extensas dimensiones alimentan las creencias de que eran lugares para el despegue y aterrizaje de naves extraterrestres.

Desarrollo de la cultura Nasca

La cultura Nasca se desarrolló a partir de la cultura Paracas, que floreció en la misma región en el siglo I d. C. Los nascas lograron incorporar muchos elementos de la cultura Paracas, pero también desarrollaron sus propias características. Por ejemplo, los nascas fueron los primeros en producir cerámica poli cromada, y sus geoglifos son más grandes y complejos que los de la cultura Paracas. La cultura Nasca alcanzó su apogeo entre los años 400 y 600 d. C. Durante este período, los nascas construyeron una serie de grandes centros ceremoniales, incluyendo Cahuachi.

También desarrollaron una sofisticada red de riego, que les permitió cultivar grandes cantidades de alimentos. En el siglo VII d. C., la cultura Nasca comenzó a declinar. Esto se debió a una serie de factores, incluyendo sequías, inundaciones y epidemias. La cultura Nasca finalmente desapareció en el siglo VIII d. C. A pesar de su breve existencia, la cultura Nasca dejó un legado cultural importante al Perú. Sus geoglifos, sus centros ceremoniales y su arte son testimonio de su habilidad y de su creatividad. La cultura Nasca también influyó en las culturas posteriores, incluyendo a los incas.

3/5 - (2 votos)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *